Municipalidad de CDE firmó acuerdo internacional sobre cambio climático

La Municipalidad de Ciudad del Este se sumó a la firma del acuerdo de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) por medio de la gestión de la Dirección de Relaciones Internacionales, a cargo de la Abog. Lilian Matiauda, en conjunto con la embajada Británica del Paraguay.
De esta manera, el Gobierno municipal del intendente Miguel Prieto Vallejos se adhiere al compromiso de avanzar hacia una economía neutra en carbono, en el marco de la cooperación internacional para hacer frente a los retos más graves a los que se enfrenta el mundo, frente a lo que se asume acelerar la transición hacia la meta del 100% de automóviles y furgonetas de cero emisiones.
En este contexto, el municipio contempla la Agenda 2030 como prioridad a ser impulsada desde políticas públicas con responsabilidad ambiental, reforzando de esta manera el hecho de demostrar la voluntad política de cooperar para el cumplimiento de los objetivos.
Este compromiso mundial fue asumido por representantes de gobiernos, empresas y otras organizaciones con influencia sobre el futuro de la industria automotriz y el transporte por carretera, con el desafío de trabajar juntos para que todas las ventas de automóviles y furgonetas nuevas sean de cero emisiones para 2040 o antes, o a más tardar para 2035 en los principales mercados.
Entre otras bases, el compromiso apunta a que los gobiernos de mercados emergentes y economías en desarrollo, trabajarán intensamente para acelerar la proliferación y adopción de vehículos de cero emisiones, haciéndose un llamado a todos los países desarrollados a fortalecer la colaboración y la oferta de apoyo internacional para facilitar una transición global, equitativa y justa.
“Como ciudades, estados y gobiernos regionales, trabajaremos para convertir nuestras flotas de automóviles y camionetas propias o alquiladas en vehículos de cero emisiones para 2035 a más tardar, así como para implementar políticas que permitan, aceleren o incentiven de otra manera la transición a vehículos de cero emisiones lo antes posible, en la medida de lo posible dados nuestros poderes jurisdiccionales”, expresa uno de los compromisos del acuerdo.
Esa adhesión implica los esfuerzos para lograr el avance en el transporte por carretera anunciado por los líderes mundiales, cuyo objetivo es convertir los vehículos de cero emisiones en la nueva normalidad haciéndolos accesibles, asequibles y sostenibles en todas las regiones para 2030.
Con esta propuesta se buscará generar nuevas oportunidades de crecimiento limpio, empleos verdes y beneficios para la salud pública derivados de la mejora de la calidad del aire. Esta transición también podría impulsar la seguridad energética y ayudar a equilibrar las redes eléctricas a medida de la migración hacia la energía limpia.
El compromiso de carácter internacional y colectivo busca encarar políticas sólidas y responsabilidades audaces, junto con mayores niveles de inversión en investigación, fabricación, cadenas de suministro, infraestructura y, cuando corresponda, asistencia para el desarrollo, que serán necesarios para hacer realidad una transición global acelerada.
Para el efecto, se trabajará en forma conjunta para superar las barreras estratégicas, políticas y técnicas, acelerar la producción de vehículos de cero emisiones y aumentar las economías de escala, para que la transición sea más rápida, de menor costo y más fácil para todos. También se impulsará la inversión, reducción de costos y aumento de la adopción de vehículos de cero emisiones y los muchos beneficios económicos, sociales y ambientales que conllevan a un futuro sostenible para el transporte por carretera.