Municipalidad de CDE avanza con plan de recuperación de cauces hídricos

La Municipalidad de Ciudad del Este avanzó hasta la tercera fase del plan de recuperación de cauces hídricos, marco en el cual se han realizado varias acciones en diferentes etapas las cuales fueron definidas desde el inicio de la gestión del intendente Miguel Prieto Vallejos.
Con los trabajos desarrollados en cada una de las fases se busca apuntalar una solución sustentable con la identificación de agentes contaminantes, mediante la ubicación de los responsables para la notificación y posterior sanción. Se contempla en este proceso la intervención del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES) y la Fiscalía de Medio Ambiente.
En la primera fase se tomaron imágenes satelitales y el trabajo topográfico para delimitar las cuencas hidrográficas de los arroyos, trabajos técnicos que permitieron la identificación de todas las cuencas hidrográficas de la ciudad. Con estas imágenes se pueden ver cómo fluyen las aguas, su circulación de arriba abajo y dónde desemboca, según explicó el Ing. González Rivela.
El mismo aclaró que Saneamiento pertenece a un equipo general donde toda la división y la dirección están trabajando en forma multidisciplinaria, respondiendo al plan municipal de recuperar los cauces del Municipio.
Destacó que dentro de la segunda fase se han colocado vallas de protección en tres lugares: Puente Pesoa, inmediaciones de APAMAP y detrás de la empresa Las Piedras. Con el trabajo aguas arriba se trabajó en la recuperación de las nacientes que fueron cerradas con residuos varios: ropas, cubiertas, zapatos, entre otros. Esta tarea contó con el apoyo de la Gobernación del Alto Paraná que proveyó las maquinarias para extraer una gran cantidad de basuras que taponaban las nacientes.
“Con las barreras instaladas queremos saber la cantidad de basuras que se juntan aguas abajo, cada tanto estamos sacando residuos sólidos, todavía no tenemos buena concienciación de la gente que no entiende que los arroyos no son basureros”, indicó el técnico.
Explicó que la tercera fase es la química, con la que se busca determinar qué componentes químicos circulan en el arroyo. “De eso el intendente se preocupó y dio la orden de ejecución de esta fase, que es un convenio entre la UNE y la Municipalidad, por la cual hicimos nueve tomas de muestras de agua, que dieron un resultado negativo, a lo mejor es alarmante, un toque de alerta”.
Agregó que la intendencia está al tanto de esto y que también se solicitaron datos a Itaipu Binacional que pasó sus análisis. Se realizó un relevamiento de datos y se encontró que existen carnio, plomo y mercurio en el agua, que pasaron el nivel máximo.
Con este toque de alerta, desde la Municipalidad se está trabajando en la localización de quiénes son los que están haciendo este tipo de contaminación.
Resaltó que también tienen identificados los lavaderos que están utilizando soda cáustica y que están trabajando en dos arroyos: Acaraymí y el Amambay. Una vez que se ubique a los responsables de la contaminación se harán las notificaciones para la sanción e intervención del MADES y la Fiscalía, según anunció.